Colombia analiza la relación entre Medio Ambiente y Derechos Humanos

5/07/2018
Colombia analiza en una conferencia la relación entre Medio Ambiente y Derechos Humanos
De izq. a der.: Yves Lador, Embajador Juan José Quintana, Embajadora Beatriz Londoño Soto, Dra. Laurence Boisson de Chazournes y Benjamin Schachter.

 

Ginebra (jun. 28/18). En el marco de la 38° Sesión del Consejo de Derechos Humanos, la Misión Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas en Ginebra organizó el panel de discusión “Medio Ambiente y Derechos Humanos: Una Nueva Perspectiva desde la Corte Interamericana de Derechos Humanos”. El evento tuvo como objetivo analizar la Opinión Consultiva sobre Medio Ambiente y Derechos Humanos que emitió la Corte Interamericana de Derechos Humanos el 7 de febrero de 2018.

El panel, moderado por la Embajadora y Representante permanente de Colombia ante las Naciones Unidas en Ginebra, Beatriz Londoño Soto, contó con la participación del Embajador de Colombia ante el Reino de los Países Bajos, Juan José Quintana Aranguren; Yves Lador, consultor y representante de la ONG Earthjustice; la Dra. Laurence Boisson de Chazournes, profesora del Departamento de Derecho Internacional Público y Organizaciones Internacionales de la Universidad de Ginebra y, Benjamin Schachter, oficial adjunto de Derechos Humanos de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

En el panel se presentó cómo la Opinión Consultiva surge en respuesta a la solicitud presentada por el Gobierno de Colombia acerca de las obligaciones que tienen los Estados en relación con el medio ambiente, en el contexto de la protección y la garantía de los derechos a la vida y a la integridad personal, como son reconocidos por los Artículos 4 y 5 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Durante el evento se resaltó cómo la Opinión Consultiva es vista como una decisión histórica al establecer una conexión entre los derechos humanos y el medio ambiente. Teniendo en cuenta que esta es la primera disposición adoptada en una corte internacional, en la que se reconoce que existen consecuencias legales por producir daños ambientales, esta es una innovación jurídica de grandes proporciones.

Los panelistas destacaron que con esta decisión, ahora los Estados están obligados a respetar y garantizar los derechos humanos más allá de sus límites territoriales, buscando evitar daños transfronterizos. Con este fin, se debe prevenir daños ambientales significativos a través de procesos de regulación, supervisión y fiscalización, acompañados de estudios de impacto ambiental y planes de contingencia y mitigación.

Para concluir, los panelistas destacaron la responsabilidad que tienen ahora otras cortes internacionales de desarrollar legislación similar con el mismo objetivo, teniendo en cuenta que los daños ambientales siempre producirán efectos fuera de las fronteras de los países en donde ocurren. Así mismo, esperan que esta normatividad tenga efectos positivos en el corto plazo, para de esta forma prevenir nuevas afectaciones a los derechos humanos debido a acciones que vayan en detrimento del medio ambiente.
*****

font + font - contrast
contador free