Saludo de Navidad del Presidente Juan Manuel Santos a los colombianos

24/12/2017
Saludo de Navidad del Presidente Juan Manuel Santos a los colombianos
Hoy, cuando el espíritu de la Navidad ilumina nuestros hogares, abramos nuestro corazón a la reconciliación y construcción de un mejor país para todos Casa de Nariño, Bogotá - domingo, 24 de diciembre de 2017 Foto: Efraín Herrera - SIG

Queridos colombianos:

El año que termina nos ha dejado un regalo inolvidable: la visita del papa Francisco, el peregrino de la paz, quien nos acompañó con su palabra, su ejemplo y su bondad.

Fueron cinco días en los que nos dio un mensaje de esperanza que hoy, cuando celebramos la Navidad, debemos recordar más que nunca.

El Papa nos transmitió enseñanzas que aún resuenan en los corazones de los colombianos. Él dijo:

“Es hora de sanar heridas, de tender puentes, de limar diferencias.

“Es la hora para desactivar los odios, y renunciar a las venganzas, y abrirse a la convivencia basada en la justicia, en la verdad y en la creación de una verdadera cultura del encuentro fraterno”.

“Es la hora para desactivar los odios, y renunciar a las venganzas, y abrirse a la convivencia basada en la justicia, en la verdad y en la creación de una verdadera cultura del encuentro fraterno”.

Hoy, cuando el espíritu de la Navidad ilumina nuestros hogares, hagamos propias esas sabias palabras y abramos nuestro corazón a la reconciliación y la construcción de un mejor país para todos.

Hoy, más que nunca, celebremos la vida y celebremos el amor que encontramos en nuestras familias y amigos, pero no solo en ellos…También en todos y en cada uno de los colombianos, que son nuestros hermanos de destino.

Y dediquemos siempre una oración, un pensamiento de gratitud, a los abnegados hombres y mujeres de nuestra Fuerza Pública, a los que trabajan en los organismos de socorro, a los que están en la vigilancia privada, a los que cuidan a los enfermos en los hospitales, tantos héroes de carne y hueso que dan lo mejor de sí para que tengamos una navidad tranquila y en paz.
Hace unos días me enteré de que seré abuelo, por primera vez.

Un abuelo más, como tantos abuelos orgullosos y afectuosos que hay en nuestro país, queriendo lo mejor para sus nietos.

El milagro de la vida nos invita a soñar y a trabajar para que nuestros hijos y nuestros nietos, y luego sus hijos y sus nietos–, tengan un futuro bueno, un futuro lleno de oportunidades, en una sociedad reconciliada y en armonía.

Nadie ha dicho que sea fácil. Nuestro país no se transforma de un día para otro. Es un proceso lento y continuo que depende enteramente de nosotros, ¡De todos nosotros!, y de nuestra buena voluntad.

Recordemos de nuevo las palabras de Francisco, y con ellas cierro este breve pero muy sentido saludo de Navidad para todos:

“Es posible vencer el odio.

“Es posible vencer la muerte.

“Es posible comenzar de nuevo y alumbrar una Colombia nueva”.

Buenas noches.

 

font + font - contrast
contador free